¡Generamos confianza, porque respiramos libertad!

En Cañete: MISAS PRESENCIALES RETORNAN EN DICIEMBRE...

En Cañete: MISAS PRESENCIALES RETORNAN EN DICIEMBRE...

Se aplicarán estrictos protocolos de bioseguridad para evitar posibles contagios de COVID-19

Luego de darse a conocer la apertura de los templos y espacios de celebración, la Prelatura de Yauyos, hará lo propio de manera parcial. Esta nueva etapa se inicia oficialmente el 1 de diciembre, tomando en cuenta que, los párrocos deberán adoptar todas las medidas y protocolos sanitarios para recibir a los fieles.

En ese sentido, monseñor Ricardo Garcia,  aseguró que los sacerdotes de la Prelatura a su cargo, se han preparado de manera responsable y segura, cumpliendo con todos los protocolos de cuidado y de bioseguridad necesarios.

AL INGRESAR AL TEMPLO:

Seguir el control de temperatura, limpieza de manos y desinfección de zapatos. Sólo ingresarán los que tienen temperatura menor a los 37°. Está prohibido ingresar en caso de fiebre, gripe o síntomas respiratorios, o el contacto reciente con una persona que haya resultado positiva al coronavirus. Es obligatorio, en todo momento, usar la mascarilla, cubriendo la nariz y boca. Respetar el aforo señalado. Si en caso estuvieran ocupados todos los sitios, recomendamos participar en otro horario.

En todo momento se deberá guardar la distancia de 1 metro. Al ingresar, ocupar los sitios señalados y en primer lugar los de adelante, esto facilitará el orden y distribución. Queda prohibido reservar asientos. No se puede tocar ni besar las imágenes.

SALUDO DE LA PAZ Y LA COMUNIÓN

El saludo de la Paz se omitirá, o si el sacerdote ve conveniente se realizará sólo mediante un gesto, sin contacto físico. En el momento antes de la Comunión, la expresión: “El cuerpo de Cristo” lo dirá el sacerdote solamente una vez de modo general, antes de empezar a dar la comunión. Los fieles contestarán “Amén” desde sus lugares.

La distribución de la Eucaristía se realizará de pie, haciendo filas y guardando la distancia de 1 metro. Quien vaya a comulgar, se quitará la mascarilla sólo en el momento de recibir la Eucaristía, luego volverá a cubrirse nuevamente nariz y boca.

La comunión se recibirá en la boca, a no ser que alguien la solicite en la mano.

Quien comulgue en la mano deberá desinfectarse las manos con gel o alcohol en el momento previo a su turno. Y consumirá la Sagrada Eucaristía delante del sacerdote. Al finalizar la Santa Misa se guardará el debido orden, saliendo en primer lugar quienes estén sentados en las últimas bancas.