jueves, 24 de septiembre de 2020

OTRA VEZ TOTTUS…

Silvia Hinojo, fue víctima de maltrato y deshonra en el interior del discutido establecimiento comercial – ubicado en el Mega Plaza de Cañete.

Frente a propios y extraños la acusaron de robo. Suspicazmente no tenían el libro de reclamaciones. Le dijeron que su denuncia tenía que hacerla virtualmente. 

Odontóloga de profesión. Silvia Hinojo –denunció haber sido intervenida por personal de seguridad del supermercado ubicado en la ciudad de San Vicente de Cañete, le revisaron su bolso, a pesar de haber presentado el voucher de consumo por los cuatro productos adquiridos.

La lastimada cliente, relató que la discutida intervención del personal de prevención  de la tienda se da por no adquirir una de las bolsa de Tottus y echar las compras adquiridas en su bolso personal.

“Al dirigirme al cajero del BCP que está dentro de la tienda, la señorita (prevención) me observa por tener productos en mi cartera. Me sigue, me pide mi boleta, le enseño, me revisa la cartera y me dice que hay un producto que no figura en la boleta. Ella lo que hace en ese instante es llamar al supervisor  con quien nos acercamos a caja donde se hizo el pago”, continuó diciendo – tras indicar que en dicha área es donde se comprueba que se había efectuado el pago de todos los productos.

Silvia Hinojo, indicó que al solicitar el libro de reclamos, sospechosamente le dijeron que no cuentan con él,  y que lo haga de manera virtual

Tras lo ocurrido – dijo que no recibió ningún tipo de disculpas de parte del tardo personal de Tottus Cañete que cuando intervienen a sus clientes,  lo hace como si estos fueran ladrones (forma de revisar las bolsas de compras).

NOTA DE REDACCIÓN: En junio del 2017 - Tottus - Cañete, también humilló a un grupo de adolescentes. Los vigilantes del supermercado no les creyeron la versión de que pagaron por el consumo y que botaron la boleta cuando terminaron de comer. Los jóvenes estudiantes fueron  obligados a buscar entre la basura el voucher para demostrar que sí había pagado por los productos. Esto les generó una gran indignación y pese a que pidieron el libro de reclamaciones, los trabajadores de Tottus nunca se lo dieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario