lunes, 4 de febrero de 2019

Anótalo: DUCHA CALIENTE Y BEBER AGUA HELADA PUEDE PROVOCAR INFARTO...

Bañarse por mucho tiempo con agua caliente, tomar bebidas heladas con el cuerpo caliente o exponerse a cambios bruscos de temperatura incrementan el riesgo vascular y, por lo tanto, las posibilidades de sufrir infartos y trastornos cerebrovasculares, advirtieron médicos especialistas.

Según Bristan Maraza, cardiólogo del Sistema Metropolitano de la Solidaridad (Sisol), la relación entre los infartos cardíacos y los cambios bruscos de temperatura tiene larga data. Un baño prolongado con agua caliente dilata o contrae los vasos capilares, causando la caída o subida brusca de la presión arterial, dijo. “Esto provocaría la pérdida de conciencia y el consiguiente infarto”, agregó.

Asimismo, afirmó que otro hábito erróneo es tomar bebidas muy heladas después de hacer algún ejercicio o actividad física, lo cual eleva la temperatura corporal. En este caso, la vasoconstricción sube de manera brusca nuestra presión arterial y puede provocar un infarto, alertó.

Para los baños aconsejó usar agua tibia y para calmar la sed, ingerir bebidas sin helar. Refirió, además, que las personas más propensas a sufrir de problemas cardiacos son los adultos mayores y quienes toman medicamentos para la hipertensión.

Por último, el cardiólogo del Sisol recomendó ejercitarse constantemente, menos sedentarismo, no fumar ni beber alcohol, y alimentarse adecuadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario