domingo, 25 de marzo de 2018

S.O.S. EL PERÚ Y CAÑETE NECESITAN ALCALDES DECENTES…

Contralor Nelson Shack – revela que en un país lleno de falsos moralistas, ser autoridad edil es un gran negocio. La mayoría, no rinden cuenta a nadie, pese a que la ciudadanía observa "por años" actos de corrupción-dijo

A pocos meses de un nuevo proceso electoral edil y regional, la decencia política, no es precisamente una de las virtudes de las que pueda presumir la mayoría de aspirantes a un cargo público. Al menos esta puede ser la interpretación a las expresiones del el Contralor General de la República, Nelson Shack - .quien está convencido  que en el Perú, “ser alcalde es un gran negocio para aquellos que han traicionado su vocación de servicio".

El máximo representante del organismo constitucional autónomo del Estado Peruano encargado de controlar los bienes y recursos públicos del país, sustentó su opinión en que no hay control suficiente en las instituciones.

En ese sentido – reveló que son los alcaldes quienes tienen la cancha libre para hacer lo que quieren con el dinero público, acotando que la mayoría de autoridades municipales, no rinden cuenta a nadie, pese a que la ciudadanía observa "por años" actos de corrupción.

“Necesitamos la reestructuración del sistema para redistribuir los recursos humanos; hacer control aleatorio e itinerante a cada uno de los municipios, hacer una intervención focal y no invasiva”, continuó diciendo – tras dejar entrever que la decencia es un valor enseñado desde la raíz en el seno del hogar siendo un principio y estilo de vida que nos enriquece como ser humano y permite el crecimiento individual y colectivo en la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario