miércoles, 1 de febrero de 2017

La arrogancia y aparente torpeza le salió cara: ALCALDE DE QUILMANÁ DENUNCIADO POR USURPACIÓN AGRAVADA…

Habría indicios para presumir que José Caico, es uno de los autores intelectuales del violento desalojo de la organización humanitaria francesa ADALP - manifestó el abogado de la parte demandante Dr. Martín Yactayo

Existen suficientes indicios para presumir que el alcalde del distrito de Quilmaná José Caico Fernández, sería  uno de los  autores intelectuales del violento desalojo de la organización humanitaria francesa “Ayuda y Desarrollo a la América Latina–Perú” (ADALP) de una propiedad que le fue otorgada mediante un convenio de cooperación interinstitucional firmado en 2008 durante la gestión del exburgomaestre Celestino Yactayo Villalobos. Al menos así lo dio a entender el destacado jurista cañetano Dr. Martín Yactayo Cama – abogado de la parte demandante.

«Se nos encargó la defensa de un hecho que se produjo el 16 de diciembre del año 2016, en donde a una ONG de origen francés la habían desalojado de un lugar  donde ejercía la posesión a raíz de un convenio celebrado en el 2008 con el ex alcalde Celestino Yactayo. En este convenio la Municipalidad le otorgó un local para que ellos puedan cumplir funciones sociales como, en efecto, así venían cumpliendo. Pero inexplicablemente, de la noche a la mañana, sin que melle mandato judicial que ordene el desalojo o la desocupación de un predio, terceras personas, al parecer de la Comuna Distrital de Quilmaná procedieron a desalojarlos de forma violenta, rompiendo la puerta con soplete que se utiliza para trabajos de soldadura. Irrumpieron, ingresaron y sacaron las pertenencias que ahí se encontraban […]», detalló el jurisconsulto.

Yactayo Cama – reveló que la denuncia interpuesta ante la Fiscalía Penal de Cañete en defensa de la ADALP-comprende en primer lugar a la primera autoridad edil de la llamada Capital de la Cordialidad y la Amistad, José Antonio Caico Fernández, a su gerente de Defensa Civil, Daniel Sánchez Candela, a su gerente de Administración y Finanzas, Fidel Fernández, y al sereno Cristian Fernandini Sánchez, pieza clave en esta investigación, pues fue él quien afirmó que la orden de resguardo de la propiedad desalojada provenía de la más alta jerarquía de la comuna quilmaneña.

El hombre de leyes  - dijo que la soberbia muchas veces nos lleva a cometer graves errores. En ese sentido – acotó que el empleo de medios violentos para el despojo de las pertenencias de la entidad caritativa de origen europeo para luego trasladarlas hasta el depósito municipal, configura para el renombrado jurista como presunto delito de usurpación agravada.

“En materia penal hay dos clases de responsabilidad: 1) Los autores directos, que son los que han ejecutado la figura delictiva. Y 2) el autor intelectual. Y para eso es la etapa de la investigación fiscal, para poder determinar el grado de participación de cada uno. También nosotros lo hemos enfocado por el delito de abuso de autoridad, porque si es una autoridad, un funcionario, un alcalde, un regidor, etc, también estaríamos frente a la figura del delito en mención. Ya en su debida oportunidad el Ministerio Público determinará el grado de responsabilidad», puntualizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario