jueves, 6 de octubre de 2016

¿CARLOS PARIONA QUISO INTOXICAR A LOS IMPERIALINOS CON AGUARDIENTE BORGOÑA?

El reconocido biólogo y docente del «Instituto del Vino y del Pisco [IDVIP]» de la Universidad San Martín de Porres, Jorge Llanos Goyena, declaró con respecto al “aguardiente borgoña” a través del programa cultural y de divulgación científica #VilOficio, espacio que se transmite de lunes a viernes desde las 11 a.m. a través de radio Activa, y fue contundente con sus expresiones.

El destacado maestro señaló claramente que la uva borgoña es un híbrido y, más que todo, es una variedad americana de la Labrusca que no corresponde en absoluto a la vitis vinífera, advirtiendo que el reglamento actual del Pisco Peruano sólo contempla ocho variedades absolutamente viníferas.

«La Uvina de Lunahuaná, Pacarán y Zúñiga es un híbrido de dos americanas y una vinífera, pero al tener una vinífera ya está aceptada. Pero ¿qué es “la borgoña”? La borgoña no es vinífera y no se contempla en ningún artículo de la «Organización de la Viña y el Vino» ni en los «Acuerdos de Lisboa» ni en ninguna entidad que vea el tema del vino, más aún destilados. Es decir no se autoriza a la borgoña para destilar. Esa es la razón desde años por la que nunca se aceptó a la borgoña para destilar. Por razones absolutamente técnicas y de salud», advirtió Llanos Goyena para Vil oficio.

Agregó que cualquier productor que pretenda llamarle pisco a un destilado de bogoña está cometiendo un delito, porque simplemente está prohibida su destilación debido a su gran  toxicidad.

«Está prohibido porque la borgoña forma, por su naturaleza, en algún momento de la fermentación, componentes que llegan a ser tóxicos, lo que a la larga al que lo consume le va a causar un daño terrible. No es solo lo que normalmente ocurre: que de manera folclórica y sin conocimiento se fermenta borgoña y se genera pisco. No, eso es un atentado», añadió.

Llanos Goyena también se tomó un momento para brindar un consejo a los productores y a la población cañetana, aseverando que se puede elaborar un destilado de cualquier otra variedad de uva vinífera no necesariamente pisquera, pero indicó tener mucho cuidado con destilar y consumir borgoña.

«Un consejo de hombre viejo: hay que tener muchísimo cuidado con destilar borgoña. Usted puede agarrar, si quiere, otra uva vinífera que no sea pisquera y llamarle aguardiente o destilado de uva, pero mucho cuidado con destilar borgoña. Hay un camino bioquímico que te va a ser propenso a mayor contenido de metanol. Muchos dicen que el metanol se va a la cabeza. Cuidado, dependiendo del contenido se va a quedar en el cuerpo. Ahora, ¿cuántos productores cortan realmente, en el momento preciso, la cabeza? Si no cortan bien y encima están incorporando más esta sustancia. No es que no se quiera, sino que es una cuestión normativa y de salud».

Finalmente, dijo que aquellas personas que tienen la costumbre de consumir destilado a base de uva borgoña tienen grandes riesgos de adquirir problemas de visión y de neurotoxicidad.

«[…] Ahí radica la preocupación de salud en cuanto a esa uva. No se olvide que cuando yo fermento, obtengo varios componentes; y que cuando yo destilo se multiplican y quintuplican esos componentes. Entonces el riesgo es mayor. No estoy diciendo que apenas destile y me tome una copita de un aguardiente de uva borgoña voy a morir. No, es exagerado eso. Pero si tengo la costumbre de consumir destilado hechos a base de esta uva, el riesgo de tener problemas de visión y de neurotoxicidad es mucho mayor», finalizó. 



AUDIO DE LA NOTA INFORMATIVA:



No hay comentarios:

Publicar un comentario