martes, 5 de julio de 2016

EL MANUAL DE LA COACCIÓN: CÓMO MANIPULAR A LA COMISIÓN CENTRAL «SEMANA DE CAÑETE» UTILIZANDO LA PRESIÓN MEDIÁTICA...

Escribe: Sansón Carrasco

Existen personajes dedicados al espectáculo con una actitud miserable que están convencidos de que los organizadores/promotores de eventos están obligados a firmar con ellos contratos por shows musicales o “artísticos” y cobrar por sus servicios literalmente lo que se les da la gana. Y pobre de aquel que proteste y/o no acceda a sus exigencias.

Con el cuento y la frase manoseada hasta el abuso de que “hay que apoyar a los artistas locales” se están cometiendo una serie de coacciones y hasta manipulaciones mediáticas, obviamente apelando a la falta de criterio de algunos entes de la prensa local que defienden causas irracionales y tradiciones nunca valoradas, comunicadores y población que pretenden utilizar el absurdo localismo e ignorancia para darle un nuevo significado y concepción a lo que llamamos espectáculo artístico de calidad [porque hoy en día le llamamos arte a cualquier cosa]; pero, sobre todo, esto resulta un atentado contra la voluntad o poder de decisión de quienes administran u organizan distintos eventos o shows en la provincia de Cañete.

Tal es el grotesco y risible caso que enfrenta la Comisión Central de la Semana Turística de Cañete 2016, presidido por el regidor de la comuna provincial, Gianpiere Custodio Cama, quien ha sido cuestionado duramente por el intérprete cañetano Juan Carlos Méndez Cárdenas, quien valiéndose de las redes sociales y algunos medios de comunicación radiales denunció [aunque no lo crean] el no haber sido considerado y contratado al precio que demandó para participar junto a su conjunto musical en la Serenata por los 460ª Aniversario de nuestra provincia. 

Es vox populi que muchos cantautores y agrupaciones musicales locales esperan especialmente la Semana de Cañete para hacer su negocio. Y es algo legítimo que quieran hacerlo. Lo ridículo y aberrante llega cuando uno de estos individuos o grupos utiliza la presión mediática para conseguir trabajo, olvidando algo fundamental: cada quien decide con quien trabaja o a quien contrata. Aunque, lamento decirlo, muchas veces este tipo de persuasión agresiva funciona tanto en el populorum como en el entorno periodístico. Mera hipocresía.

Y si de incluir a artistas locales con un espectáculo de calidad se trata, pues entonces con mucha más razón existe variedad y presupuestos para todo alcance, pues existe una gran diversidad de talentos y conjuntos con gran calidad cuyos precios o costos son más asequibles para los promotores u organizadores de eventos. Dicho esto, ¿qué le obliga a usted o a mí contratar a determinado cantautor o grupo musical? ¿Es un deber darle trabajo? A pisar tierra, que esto no habla bien de quienes ejercen esta modalidad de chantaje. 

Y si cuestionan mi punto de vista, pregúntense: ¿Realmente hay calidad en muchos de nuestros artistas locales? Y luego respondan a esta interrogante: ¿Qué es cultura, arte y tradición para ustedes? Finalmente: ¿Qué han hecho para difundirlas y cultivarlas? Las preguntas se resuelven solas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario