viernes, 8 de enero de 2016

ENTRE ESTRELLAS Y ÁNGELES...

(Artículo de opinión)

El anunciado arribo de Luís Enrique Fernández Estrella a la Municipalidad Provincial de Cañete (MPC) dirigiendo la gerencia general de esta comuna ha generado, como se esperaba, gran polémica y controversias distintas entre aquél sector que califica tal elección como un acierto del alcalde Alexander Bazán Guzmán para corregir el desastre que significa su gestión y sus notables errores que hoy son más que evidentes, y la llamada oposición que cuestiona la llegada del exgerente general del GORE-LIMA de la gestión pasada. Estos últimos, los que no comulgan ni simpatizan con Fernández Estrella, son quienes afirman (basados en sus conjeturas extremas y posturas caudillistas de la "lucha" contra la corrupción) que este hecho no hace más que confirmar la adhesión y el sometimiento de Bazán al exgoberbador regional Javier Alvarado Gonzáles Del Valle, de quien dicen no se ha desligado política ni personalmente. 

Dos preferencias, dos bandos. Concentrémonos en uno de ellos. En la oposición.
Desde diversas trincheras periodísticas se han lanzado protestas, acusaciones graves y hasta diatribas contra el nuevo gerente general de la MPC, todas consentidas y hasta secundadas por los hombres y mujeres de prensa que dirigen estos espacios noticiosos. Ser cómplice en el emblemático Caso FINVER, estar involucrado en los irregulares cobros del Caso Telefónica Lunahuaná y de supuestos actos de corrupción en la Región son algunas de las tantas sentencias mediáticas que se han lanzado irresponsablemente, todas por supuesto sin una sola cuota de argumentación y respeto por los principios a los que deben regirse todos aquellos que se pronuncian o dicen pronunciarse en nombre de la democracia, la justicia y la honestidad. 

Es lamentable ser testigo, y nadie se ha (con)centrado en este punto, que adalides de la lucha contra la corrupción y personajes controversiales de la prensa de nuestra provincia sean los primeros en manifestar abiertamente a través de medios de comunicación que aquellas diatribas están justificadas porque sería una gran pérdida de tiempo acusarlos formalmente ante los estamentos y vías requeridos. O sea aquellos que hablan de la igualdad y de los derechos son los que promueven el pisoteo del debido proceso y del principio de inocencia amparados en sus resentimientos e intereses personales y subalternos. Y me preguntó si se puede seguir creyendo/confiando en esas personas y en su tipo de pensamiento? 

Me dedico a la oposición porque es ella quien aparentemente está velando por los intereses populares. Pero cuando ahondo en el asunto me doy cuenta de que el origen de su negativa a la llegada de Fernández Estrella se debe a que su presencia dificulta su intención de presionar al alcalde para obtener resultados que los favorezcan. Es decir, no podrán cumplir con sus objetivos porque Estrella será el gran filtro para sus planes de acorralar a Bazán, quien atraviesa por una gestión autodestructiva y perjudicial para la provincia.

No es que la oposición carezca de la libertad de expresión y de su derecho irrestricto de protesta ante una injusticia, sino que esta oposición es menesterosa de criterio, de respeto y de sustento lógico y legal a sus acusaciones, perdiendo todo objetivo en el proceso. Y así no se llegará a ninguna parte.

Por otro lado, y finalmente, se ha hablado y cuestionado cuáles serían los cambios que se ejecutarían con la llegada de Estrella desde este lunes próximo a la MPC. Personalmente creo que estos serán graduales. Bazán no se arriesgará más a alimentar conjeturas de una cercanía y alianza con Alvarado. Sin embargo Estrella necesitará remover personal y reemplazarlo por los que él considere aptos y confiables para el alcance de sus objetivos. Dudo que el alcalde lo límite, pues desde tiempo atrás ha venido insistiendo en contar con su servicios, y, supongo, que ha tenido que aceptar una serie de condiciones para que éste acepte ser el nuevo gerente general. Ya lo dijo en una entrevista brindada a medios locales: que los hechos hablarían por él. Ojalá sea así, y si no, será el gran momento de la oposición para decir "se los dije". (Sansón Carrasco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario